5 Tips para cuidar tu piel durante el verano

¡Vino el Verano! La temporada más esperada, acompañada de altas temperaturas, diversión playera. Pero mucha exposición al sol promete algo más que sólo relax y un bonito bronceado.

La luz solar, en su faceta amable, cuenta con propiedades antibacterianas y nutritivas, importantes para el desarrollo normal de los huesos y tejidos de los seres vivos. Sin embargo, los Rayos Ultravioleta presentes en la luz solar, pueden tener efectos nocivos, que, aunados a las consecuencias de estar expuestos constantemente a contaminación ambiental, pueden causar estragos en nuestra piel y organismo, poniendo en jaque su bienestar.

Si no se toman las debidas medidas y cuidados, la sobreexposición al sol puede propiciar daños irreversibles, envejecimiento prematuro y deterioro del tejido. Nuestra piel puede marcarse, mancharse, ganar arrugas, perder humedad y firmeza, además de desmejorarse notablemente la calidad en el tejido, perdiendo lozanía y belleza. También, puede sufrir de enrojecimiento, quemaduras y patologías de muy alta gravedad, dado que además afecta permanente y profundamente los procesos de regeneración celular, en capas más profundas del tejido cutáneo.

Por ello es de vital importancia protegerse antes, durante y después de la exposición al sol. A continuación, presentamos 5 hábitos que garantizan mayor protección a la salud de nuestra piel, ante la amenaza de los rayos UV y de las altas temperaturas, aplicables durante todo el año, pero que especialmente deben tomarse en consideración durante el soleado verano ¡Así disfrutarás de un verano sin contratiempos!

 

 

¡Hidrátate!

 

Durante el verano, bajo el sol y con tan altas temperaturas, sudamos muchísimo y nuestro sistema pierde muchísima agua. Si bien, es necesario mantener nuestra piel limpia, seca y fresca (para evitar hongos), debemos ingerir mucha agua, para que el funcionamiento de nuestro organismo sea óptimo.

No simplemente basta con bálsamos labiales y cremas hidratantes. El cuerpo necesita ¡Agua! tu cabello, uñas y piel lo agradecerán. Consumir 2 y 3 litros de agua al día, jugos (bajos en azucares), además de alimentos como frutas frescas, con alto contenido de agua, pueden ayudar a nutrir tu cuerpo, manteniéndote activa y radiante, ayudando, además, a garantizar que tu cuerpo mantenga una temperatura interior estable. Así disfrutaras el día a día con energía y vitalidad.  

 

Accesorios adecuados

 

¡Sí! Es momento de dejar de lado las chompas, botas y las casacas, para decirle hola a las prendas más reveladoras en nuestro armario. Sin embargo, si hemos de estar expuestos a la intemperie durante gran parte del día ¡Usa sombrilla, lentes de sol y sombrero! No se trata de simples accesorios, para lucir fabuloso en la playa. Resultan muy importantes para resguardar de los rayos solares, zonas del cuerpo con mayor riesgo de ser afectadas por la incidencia directa del sol: como hombros, brazos, espalda, cuero cabelludo, nariz, frente, pómulos, incluso, los pies. En caso de que debas estar bajo el sol, durante varias horas, recomendamos tener siempre en tu mochila o bolso, prendas ligeras como polos con mangas, zapatos cerrados, etc.

 

Uso de bloqueador ¡Importante!

 

El bloqueador es imprescindible, para garantizar protección máxima para tu piel durante el verano. La eficacia de cada producto se mide a partir del Factor de Protección Solar (FPS), la medida de protección contra los rayos ultravioleta B (UVB) y radiación ultravioleta A (UVA). Uno de +50, evita casi completamente el que los rayos solares penetren en tu piel.


Lo ideal es usar siempre bloqueador o protector solar, ya sea en loción, crema, gel o spray, para evitar o disminuir los efectos causados por la radiación solar, de manera diaria, aplicándolo cada 3 horas, e incluso durante la noche. Se debe aplicar al menos 30 minutos antes de exponerte al sol, y es necesario volver a aplicar, tanto en la cara como en el cuerpo, cada vez que sientas que has sudado o luego de haberte sumergido en agua. No te olvides de comprobar su caducidad. ¡Verás que tu piel no sufrirá daño, incluso si disfrutas libremente de la intemperie!

 

Broncéate con cuidado


Sabemos que uno de los grandes beneficios del verano y de exponerte al sol, es el lindo bronceado dejará en tu piel. Si controlas los procesos ¡No hay problema! Pero la mayoría del tiempo, no controlamos ni la exposición, ni el proceso de bronceado, aunado a que cada piel es diferente. Entonces, lo que suele venir con mayor frecuencia, son enrojecimientos, tonos de piel no uniformes, manchas por todo el cuerpo e insolación ¿Qué podemos hacer entonces?

Lograr un bronceado de ensueño amerita cuidados muy particulares, pero podemos resumirlo en lo siguiente: debes hacerlo progresivamente y evitando exponerte al sol de forma directa durante las horas centrales del día y el resto del tiempo hacerlo con moderación por plazos cortos. Poco a poco, iras notando tu piel más bronceada, con ese lindo tono dorado que querías.

Para potenciar la belleza de tu bronceado, puedes realizar una muy delicada exfoliación de la piel una vez por semana, de preferencia en la noche, lo cual ayudará a retirar impurezas y piel muerta que se ha venido acumulando. ¡Así lucirás una piel de revista!

 

El papel fundamental de la buena alimentación y el descanso

 

Necesitarás nutrirte muchísimo, para recuperar la energía perdida. Es la mejor manera de aportar recursos al organismo, para la buena renovación celular y para sortear el desgaste físico que implica ¡tanto calor! La mejor manera es comer varias porciones de frutas frescas y vegetales diariamente, que ayudarán a que tu piel luzca más saludable y linda. Así mismo, incorporar alimentos que favorezcan la producción de melanina y protejan frente a los radicales libres como la zanahoria, tomates, espinaca, sandia y beterraga.


Complementa con una saludable porción de carbohidratos, sólo durante las mañanas y deja para la noche lo más ligero. Siguiendo estas simples recomendaciones, garantizamos que te sentirás y te verás genial, lista para deslumbrarlos a todos.