Botox VS Ácido Hialurónico

Blog | ¿El Bótox y el Ácido Hialurónico hacen lo mismo?

La respuesta corta es no. Se trata de elementos que resguardan muchas diferencias, que, si bien van dirigidos a restaurar la apariencia y estructura facial, funcionan de diferente manera, tanto en la forma de actuar como en el plano de aplicación sobre el tejido. Ello no significa que uno sea mejor que otro.

Cada vez que los músculos de la cara se contraen, la piel se marca. Aunado a los efectos dañinos resultado de la exposición a la luz solar y otros elementos que aceleran el proceso de envejecimiento de la piel, como la contaminación, no descansar adecuadamente, la mala alimentación, dormir con maquillaje, podremos distinguir que esas pequeñas líneas ocasionales que apenas se distinguían cuando gesticulábamos, se están haciendo más pronunciadas y permanentes. De igual manera, se van sumando arrugas y surcos directamente relacionadas a la perdida de tonicidad de la piel del rostro.  

Es por eso que muchos hombres y mujeres que llegan al consultorio médico buscando solucionar el problema, pero sin recurrir al bisturí. Por supuesto, hay muchos métodos para combatirlo, pero se suele optar por los rellenos faciales, dado que se trata de una solución rápida y segura, con menos riesgo que una cirugía, con resultados visibles desde su aplicación y económicamente accesible.

La gran mayoría de las personas tiene una idea peculiar cuando se habla de relleno facial o Botox, relacionándolos a rostros “plásticos”, poco expresivos y sin naturalidad. Esto ocurre gracias a que existe mucha desinformación en torno al tema y demasiados ejemplos visibles de cómo NO debe aplicarse, por encima de los muchos otros ejemplos de resultados espectaculares, que difícilmente podrás distinguir ¡Porque parecen muy naturales! Y nadie se va a delatar. A continuación, explicaremos sus similitudes y diferencias.



BÓTOX | TOXINA BOTULÍNICA

Comencemos aclarando que la toxina Botulínica, mejor conocida por su nombre comercial “Bótox”, es en realidad la proteína sintetizada de la toxina que produce el botulismo. Los avances en la medicina estética supieron aprovechar su capacidad de producir parálisis muscular temporal para fines médicos, en el tratamiento de ciertas enfermedades y en medicina estética, sobre todo refiriéndonos a la toxina Botulínica, tipo A.

Aplicada en el lugar correcto, de la manera adecuada y en dosis controlada por un médico especialista, resulta milagroso su efecto. Evita la formación de arrugas, restringiendo levemente movimientos que las produzcan, sin incomodidad para el paciente. Cabe resaltar que para resultados naturales se busca un leve relajamiento del músculo, más no una parálisis que impida el movimiento por completo.

Sin embargo, es necesario aclarar que no todas las arrugas en el rostro son tratables con Bótox, tiene efecto sobre arrugas dinámicas o arrugas de expresión, que son las que se forman gracias a exceso de gestualización y su uso suele centrarse a la sección del tercio superior del rostro, donde más se presentan este tipo de arrugas. Así mismo, se puede aprovechar está relajación para levantar las cejas, elevar la comisura de los labios y mejorar las pequeñas arrugas del mentón que aparecen en pacientes con mentón retraído.

La duración de los efectos de la inyección de Bótox duran alrededor de 5 o 6 meses. Pasado este período se podrá colocar una nueva dosis. Algo que se debe saber ¡Nunca colocarlo con intervalos menores a 3 meses! No es recomendable usarlo durante el embarazo.

ÁCIDO HIALURÓNICO | SUSTANCIA NATURAL DE NUESTRO ORGANISMO

El Ácido Hialurónico es una molécula que naturalmente se encuentra en nuestra piel y su función es mantenerla hidratada, reteniendo el agua para que el tejido tome volumen.

Lamentablemente, desde los 25 años, nuestra piel empieza a perder concentración de Ácido Hialurónico, propiciando acelerado avance de los procesos de envejecimiento y comienza a presentarse la aparición de arrugas, además de otras señales de deterioro del tejido expuesto a agentes nocivos del exterior y la rutina.

Hay maneras de estimular a que la propia piel la produzca en más cantidad, logrando en el rostro un aspecto más juvenil, mejor calidad del tejido, tonificación y rápida regeneración celular. Mediante la alimentación, el buen descanso, cuidado diario y protección solar.

Cuando las reservas de Ácido Hialurónico en la piel se van agotando, existe la opción de proveer a la piel de Ácido Hialurónico, mediante cremas, electroporación o por medio de inyecciones, sólo bajo supervisión médica. Su efecto dura aproximadamente de 6 meses a año y medio, dependiendo del producto y la densidad, ya que se reabsorbe en forma natural. Inyectado rellena arrugas y surcos, se utiliza generalmente en el tercio medio e inferior del rostro, para redensificar los tejidos, según la zona, recupera el volumen perdido, además nos ayuda para perfilar y/o aumentar el tamaño de labios, mentón y nariz.


SIMILITUDES | ENTRE BÓTOX Y ÁCIDO HIALURÓNICO.


Ambos productos deben ser aplicados por un médico adecuadamente capacitado, su efecto es temporal, se aplican mediante pequeñas punciones y pueden ser colocados simultáneamente, tanto en hombres como en mujeres.

Cuando la aplicación de ambos, tanto el Bótox como Ácido Hialurónico, se realiza en manos de un médico especialista, los resultados son verdaderamente sorprendentes y muy naturales ¡Pierde el miedo! En manos expertas, estos recursos pueden ser grandes aliados, para potenciar tu belleza. ¿Te atreves a probar? Te esperamos en nuestro Centro MCH.

.